APRENDIZAJES DIGITALES BLOG
Aprendizajes digitales

Este año para mí, se ha destacado por grandes retos, nuevas experiencias, y aprendizajes en cuestiones de filosofía, tecnología y trabajo digital. Lo menciono, porque he salido de mi zona de confort para hacer frente a las situaciones nuevas del día a día.

La realidad que nos trajo el COVID-19, me enfrentó a mi poca actualización para enfrentar esta nueva realidad virtual y las bardas que son trabajar con todo tipo de clientes (internos y externos), sus diversas peticiones y reacciones.

A continuación, te platico 4 situaciones que viví y lo que aprendí.

1. Conoce tu software. Nada es más penoso que durante una presentación con un cliente no seas capaz de presentar correctamente, puede ser un problema de audio porque tu computadora no es compatible con el programa institucional del cliente, o tal vez pensabas que todos serían capaces de utilizar un código QR para visitar una página y realizar una actividad que planeaste con esmero, y repentinamente te das cuenta que por políticas de la empresa las páginas están bloqueadas.

La solución que me ha funcionado es platicar previamente con el cliente y hacer una sesión de prueba con las dinámicas planeadas. En mi experiencia, las empresas trabajan en conjunto con uno, para dar el mejor servicio y tratar de anticipar fallas como estas. Aunque es posible que ante la mejor planeación no controlemos la energía eléctrica y perdamos conexión.

2. Da la imagen más profesional que puedas. Recuerdo que durante una capacitación la luz de mi oficina se atenuó y por consiguiente mi cara se fundió con el fondo virtual en la pantalla verde, parecía un camaleón mal hecho. Afortunadamente ya hay muchas guías para que tu audio, tu video, tu fondo e iluminación siempre sean ideales. Logré corregirlo, para la próxima sesión.

Durante la pandemia me ha tocado ver a participantes en sus cuartos, salas, con los hijos a un lado y alguna vez hasta el perro arriba de una participante. Aunque esto puede ser una experiencia angustiosa y considerarse poco profesional, la gran mayoría estamos tratando de dar una imagen positiva de nosotros mismos, al final el impacto que damos virtual está matizado por nuestro ambiente.

Por cierto, no tengas miedo de prender la cámara de tu computadora, es un pequeño click, y una manera sencilla de avisarle a las personas que estás ahí y eso es muy profesional.

3. Brecha generacional. No, no todos los millenials saben código o hacer campañas de promoción en Facebook o Instagram y es cierto que muchos enfrentamos nuevos retos y aprendizajes. Pero es cierto que tenemos la oportunidad de complementar a quienes están a nuestro alrededor, para aprender más rápido.

Recuerdo a mi abuelo con su máquina de escribir y tratando de aprender a prender una computadora y su manejo. La manera en que me pedía que hiciera los iconos más grandes, y finalmente me daba cumplidos por ponerle su juego favorito mahjong. Después de ayudarle con todo lo que me pedía terminaba cansado y muchas veces sin otra respuesta que “hay que reiniciar la computadora abuelo”. Pero le agradezco la lección de “paciencia y aprendizaje” cuando tenemos que entender algo nuevo y desconocido.

4. Sé tú mismo. La primera herramienta que tienes para contactar con otras personas es ser tú mismo, Está en nuestra esencia humana contactar y compartir con otros; lo hemos hecho desde que somos humanos. Enfréntate a los retos nuevos desde tu ser.

Estos aprendizajes son los primeros se me vienen a la mente cuando comparto mis experiencias con las herramientas digitales y esto implica que todavía hay camino por recorrer.

Juan Azar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioPost comment